Alí VS Foreman (poema)

Obit Muhammad Ali

Ya,
el duelo ha finalizado,
ya es mío,
lo derroté.

Este combate,
mi obra maestra,
pura artesanía marcial,
junto a mi gran enemigo natural,
terrible campeón,
George Foreman,
cayendo abatido ante mí,
toda su gloria sobre mí.

Ahora él es nada,
tan sólo una ofrenda,
una muestra de excelencia,
en el arte de la guerra.

Míralo,
el gran George,
está derrotado,
totalmente acabado,
y él lo sabe,
lo asume,
con todo su ser…
la lucha por la vida ya es en él
un recuerdo del pasado,
lejos del presente,
son sólo ecos de fondo,
de cuando vivía,
y confiaba poder ganarme a mí,
al grandísimo Muhhamad Alí.

Él confiesa sus pecados,
mientras cae derrumbado,
sopesa sus milagros,
ofrece su vida,
en justa paz,
esperando el golpe fatal,
por parte de su justo verdugo,
golpe que no doy,
golpe que trae consigo,
el sudor de mi pasado,
la violencia de nuestro contrato,
realidad que golpea por fin,
como sentencia del destino,
la inercia de toda una vida,
en la belleza de su caer.

Y él cae y cae,
despacio,
a cámara lenta,
las respiraciones contenidas
paralizan la llegada del futuro,
por un presente venerado,
y así se derrumba,
se acerca al suelo,
suelo que parece acercarse inexorable,
pero él no ve un suelo aplastante,
sino un cielo expansivo,
un cielo vertiginoso al que caerse,
en caída libre hacia las estrellas,
una atracción hacia el más allá.

El cielo deviene océano,
sólo agua,
todo un universo
donde sumergirse,
buscando la paz infinita,
el cosquilleo de las burbujas,
de la espuma sagrada,
esperando santo refugio,
la calma del eterno silencio,
en el suelo del ring,
en el sueño del fin.

Continue reading

Inmensidad

Respecto a los dioses, no tengo medios de saber si existen o no, ni cuál es su forma. Me lo impiden muchas cosas: la oscuridad de la cuestión y la brevedad de la vida humana”  Protágoras

“Inmensidad”, este es el concepto que en los últimos meses ha ido escurriéndose dentro de mí hasta lo más profundo. Ahora siento que nuevas palabras emergen como sondas exploradoras llenas de datos, como noticias de un lugar acabado de descubrir. Sinceramente, no había sentido nunca que el inconsciente pudiera extenderse hasta el infinito y que algo volviera de tan diferente tiempo y espacio.

Aprender a ser humano

monasterioTodo empezó con un retiro de una semana en un monasterio, en Poblet, a principios de Mayo de 2015, en la provincia de Tarragona, España. Una de las noches, cuando la estela del Sol todavía dejaba recordar el ocaso, agarré un par de mantas, mi mp3, cascos, libreta, bolígrafo, agua y algo de comida, dispuesto a mirar el cielo y escribir toda la noche. Así que salí de mi habitación y recorrí el largo de las murallas pedregosas. Llegué a uno de los torreones y subí por una estrechísima y oscura escalera de caracol llena de telarañas. Sólo veía lo que la linterna de mi móvil podía alumbrar. Subí hasta lo más alto, desde donde podía ver todo el monasterio: los patios, la viña, otros edificios, las montañas, el horizonte, el cielo… Hacía frío pero la baldosa del suelo conservaba el calor del día. Me acomodé lo mejor que pude, me puse la banda sonora de la película de Solaris y mis percepciones empezaron a tener también su propia banda sonora. La parte visual de la experiencia también era una obra maestra. Llevaba mucho tiempo sin ver un cielo así.  Continue reading

El Ascendente en Astrología

Ascendente en AStrologíaEl Ascendente (en adelante, AC) es uno de factores más relevantes en Astrología. Aunque Casa 1 y AC no son sinónimos en rigor, por razones de exposición hablaremos aquí como si fueran lo mismo.

El AC refiere siempre al signo zodiacal que asciende justo en el horizonte oriental en el momento y lugar de nacimiento. El movimiento del AC es el más sensible a la hora y minuto de nacimiento, pues remite al movimiento de rotación de 24 horas de la propia Tierra. De hecho, antiguamente, el AC refería al horóscopo -que significa “mirar la hora”- y fue lo primero en lo que se fijaron nuestros ancestros. Así pues, diariamente todos los signos y planetas ascenderán en algún momento por el AC. Por ejemplo, y exceptuando en las latitudes extremas donde el Sol puede estar sin cruzar la línea del horizonte durante meses, en el momento del amanecer encontraremos al Sol en el AC.

El AC es un sector que determina la estructura primordial del individuo y se manifiesta en nuestra naturaleza física y, en un sentido más psicológico, en nuestra personalidad más inmediata. Dicho con otras palabras, simboliza nuestra manera egoica de concretarnos en este mundo, es decir, nuestra forma de afirmarnos, avanzar y prosperar en la Tierra como individuos, lo cual acaba manifestándose, tal como decíamos, en nuestra imagen y presencia. Simplificando mucho, el AC determina nuestra energía inmediata, nuestra constante e inherente presentación en el mundo. Es por ello que aporta tanta información concreta y cotidiana sobre nosotros. Continue reading

¿Por qué es tan difícil la comunicación entre países musulmanes y occidentales?

Hoy en día es difícil pensar un país sin pensar en todos los países del mundo. Es el efecto de la globalización o, mejor dicho, una de las consecuencias de que el mundo esté interconectado por las revoluciones de la comunicación como la televisión, el avión o internet.

En la actualidad, y siempre, es imposible pensar la política sin pensar en dominar[1]. Es decir, un poder político, que ya no se identifica con un país, sino con un conjunto, como la OTAN, debe garantizar, previo reconocimiento de su legitimidad, ser el más fuerte, el Leviatán, y con diferencia. De lo contrario, no puede garantizar la seguridad y la paz de sus habitantes, lo cual sería faltar a su obligación primordial. Continue reading

Lewik y Estela*

*Cuento de ciencia ficción escrito en el 2001

La Tierra. 20 de Diciembre de 4048 d.C.

Diferentes imperios dominan toda la Galaxia.  

La Humanidad es una de ellas y se encuentra en guerra con otra civilización.

Lewik Scoth es un diplomático con máximo poder ejecutivo,

especializado en negociaciones entre civilizaciones.

No quise repudiarlo, pero lo hice… me acababan de informar que mi viejo compañero de viaje interestelar, con quien había recorrido millones de años luz de antimateria más allá de la periferia imperial, se había convertido en un desdeñoso sicario. Me temo el porqué. La guerra no llegaba a su fin y cuando parecía acabar acometía con más violencia. El fragor del pasado me anegaba el cuerpo de odio, sin embargo a medida que transcurría el tiempo podía sentirme valiente y con fuerzas para lo que fuera. La guerra no podría acabar conmigo, la muerte no la aceptaría jamás, a no ser que me atasen en una nave de las fuerzas del Imperio Galáctico en lo más alto de la cofa norte y utilizaran todos los nervios de mi cuerpo para poderme columpiar debidamente.

Decidí bajar al piélago. Necesitaba reflexionar y no había tiempo. Quería llorar y tampoco tenía tiempo. Quería entrar en contienda con el mundo ventrílocuo pero no había tiempo. Fijé la vista un instante. ¿Dónde? No sabría decirlo, la incertidumbre era importante. El mar. El celoso mar que me atisbaba con orgullo. Éste ansiaba serlo todo: agua, aire, tierra y fuego. Con su agua cristalina se podía apreciar la arena glauca y raramente tersa. Además, en pleno invierno reposaba como un lago y parecía un espejo puesto en horizontal, lábil, superpuesto al fondo de arena. El agua reflejaba un cielo de atardecer, invernalmente abrasador, demasiado rojo, tan rojo como el fuego. Aquel cielo teñido de mala sangre auguraba, muy a lo lejos, en el límite del horizonte, miles de kilómetros de suelo desquebrejados y el infierno conquistando la superficie de una vez para siempre. Así pues, el mar había conseguido concentrar en una sola mirada el paraíso y el infierno, el mar y el cielo, la belleza y mi desesperación.  ¡Estaba el mar tan orgulloso de ello! ¡Lo había conseguido! ¡Lo era todo!. Tenía la absoluta certeza de que si algún insensato intentara romper con una simple piedra esa perfección, el mar desobedecería cualquier principio universal y la piedra lanzada reaccionaría en el agua como si impactase en un mar de cemento. De lo contrario, mi decepción me mataría. ¡Piedra maldita!Neuw Continue reading

El frasco vacío

reagent-vial-borosilicate-glass-sterilizable-98155-3588767Un profesor en su clase de Filosofía, sin decir palabra, cogió un frasco grande y vacío de mayonesa y lo llenó con pelotas de golf.

Luego preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno y ellos estuvieron de acuerdo en decir que sí.

De nuevo, sin decir nada, el profesor cogió una caja llena de canicas y la vació dentro del frasco de mayonesa.

Las canicas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf. Continue reading

Historia de la Tierra

el hombre en el universoEstaba en la selva y la humedad lo sudaba todo. Por fin llegué a un poblado local y yo sólo pensaba en comer y descansar. Obtuve un lugar pacífico donde reposar durante días y noches, hasta ser capaz de pacificar también mi alma. Respiré y mi mente respiró. Me imaginé en la cálida noche de un oasis en el desierto, bajo el cielo estrellado, fusionado con los recuerdos de millones de años. Esta visión la mantuve y como tal la viví. Esto me pacificó todavía más, y entonces algo en mí imaginó un anciano. Dado que me sentía totalmente desorientado y confuso, quise preguntarle la hora, y así lo hice. El anciano respondió:

-¿Que qué hora es? Mira arriba, puedes saberlo tú mismo.

-Pero no sé… no sé ver la hora en el cielo… sólo sé que es de noche.

-Son las 2:30 a.m. Continue reading

Reconstrucción histórica de las diferentes corrientes filosóficas

En este post haré un recorrido por las cuatro corrientes filosóficas que han definido lo que es la filosofía desde finales del siglo XVII hasta la actualidad. Podrá verse cómo los intelectuales de mayor influencia estaban bien interconectados en las redes de sus épocas y mostraré que de las alianzas y las batallas con sus opuestos, obtuvieron la fuerza y la creatividad para erigirse líderes. Además, mostraré el tipo de vínculo que tenían con las universidades y con los acontecimientos sociales que definieron la historia de sus países.

También presentaré por qué se caracterizaban, su principales ideas, los valores que defendían y que definieron sus amigos y enemigos, así como sus posiciones políticas y académicas. Continue reading