El impacto psicológico de la pandemia

Restricciones, confinamiento, crisis económica, miedo, estrés, aislamiento, conflictos domésticos, incertidumbre, calles desérticas, la amenaza de una nueva enfermedad mortal, frustración… ¿Cómo nos ha afectado psicológicamente todo ello? La situación que hemos vivido en el último año y medio ha tenido un fuerte impacto en nuestras vidas, y es que no ha sido fácil.

Sobre todo ello hablamos en un vídeo el psicólogo y amigo Román Morales y yo.

Sigue leyendo

la soledad

Durante la mayor parte de mi vida me he sentido completamente solo. Ayer encontraba una libreta de pensamientos de cuando era adolescente y decía:

“Canto para sentir una voz que me acompaña
en esta travesía de perdición y pena
Quiero que calle este silencio
Esta oscuridad opaca que me angustia y me mata”

Sigue leyendo

Dormidos, despiertos y nuevos despiertos

Es consabido que hay personas que están dormidas creyendo la versión oficial. También hay los “nuevos despiertos”, quienes cuestionan solamente lo oficial. Por último, están los despiertos, quienes saben pensar en gris o, mejor, en todos los colores. Ni todo lo que dice el sistema es cierto ni falso. El pensamiento dicotómico nos lleva al fanatismo oficialista o antisistema, y el fanatismo es ignorancia pues nos obliga a aceptar packs indivisibles de datos e interpretaciones.

Sigue leyendo

Los límites del Sistema Solar: la nube de Oort

El Sistema Solar parecería estar envuelto en una hipotética capa formada por billones de cuerpos (compuestos por hielo, metano, etano, CO, HCN y roca) cuya masa se estimaría como equivalente a 5 planetas Tierra. Esta membrana exterior, llamada Nube de Oort, definiría la última frontera de nuestro sistema estelar y el inicio en rigor del espacio interestelar.

Para llegar hasta la Nube de Oort deberíamos viajar ¡a la velocidad de la luz durante un año (está a 10.000 veces la distancia)! ¡y es que se encuentra a solamente 1/4 de la estrella más cercana al Sol (Próxima Centauri)!

Podríamos decir que hasta esa región se notarían los efectos de la gravedad de nuestra Sol. No obstante, su poder sobre estos cuerpos sería extremadamente débil, haciendo que fueran inestables y muchos salieran o bien disparados hacia el espacio interestelar, como sondas espaciales errantes, o bien como cometas hacia el interior del Sistema Solar (como el cometa Halley).

Sigue leyendo

Agujeros negros. Las misteriosas monstruosidades del Universo

Ésta es una de las reconstrucciones más realistas de cómo se visualizaría un agujero negro, las mayores monstruosidades del universo, inimaginables concentraciones de masa en espacios minúsculos. Para hacernos una idea, si nuestro planeta fuera un agujero negro no ocuparía más espacio que un cacahuete. Sí, ¡un cacahuete que pesaría como la Tierra!

Gracias a estas bestias nuestro sistema solar pertenece a una galaxia la cual tiene a un agujero negro supermasivo en su centro (Sagitarius A*) con una masa equivalente a 4,3 millones de soles. ¡Y es que su inmenso poder gravitacional permite que cientos de millones de estrellas orbiten alrededor!

Sigue leyendo

Astrología, ciencia e intuición

Tengo amigos científicos que me desafían por ser astrólogo, criticándome por trabajar con algo que no tiene evidencia científica. Tengo presente que la ciencia refleja un tipo de conocimiento, una mirada al mundo, eso sí, la más sólida, objetiva, consciente y consistente. Pero la realidad también es líquida, subjetiva, inconsciente y ambigua.

La ciencia concibe el ser del mundo como algo material cuantificable por lo que el método científico es tomado como el único camino. Sin embargo, existen otras formas de concebir la existencia y, por lo tanto, otros caminos para el conocimiento. Por ejemplo, no es nada sencillo atrapar el contenido simbólico de los sueños o demostrar el insight de un genio. Normalmente el científico que critica algo por no ser científico asume una sola concepción del mundo y, por ello, un único acercamiento. Cualquier otro conocimiento es juzgado como erróneo.

Aunque es cierto que actualmente la astrología no es científica pienso que hay realidades que podemos comprender y saber que son reales a pesar de no tener a la ciencia que lo garantice. No solamente existe la realidad que ha sido sólidamente contrastada. ¿Cuántas hipótesis científicas fueron tomadas al principio como delirios o puros caos mentales? Yo elijo pensar el mundo en su totalidad: su orden y su caos, su ciencia y misterio, aunque no siempre tenga las mismas garantías de saber hasta qué punto lo que pienso es realmente cierto. Es por ello que me abro (aunque siempre críticamente) a todo conocimiento. El científico sería uno, pero también habría el “intuitivo” (que usaría el poder del inconsciente) aunque no osaría tratar a este último como una verdad contrastada, algo que a menudo leo. Con la intuición no hay certeza, hay sensación de verdad, que es algo muy diferente, y a mi juicio hay que tener clara la diferencia. Podemos intuir que algo es verdad pero seamos conscientes de que estamos usando un canal que habitualmente incurre en errores de razonamiento y sesgos por nuestros valores, personalidad e ignorancia.

Concluyendo, cada conocimiento tiene su lugar y su objeto, y mientras no se confundan pienso que seremos más sabios.

El drama autocumplido

A veces, estamos esperando a que pase algo crucial, algo que cambiará nuestra suerte, que recompensará nuestra desgracia. Lo esperamos afuera, en forma de palabras sabias, medicamentos milagrosos, eventos cósmicos, alegres tristes abrazos… Esperamos que desde afuera nos salven de la fatalidad del Universo, de esa fatalidad que nos convierte en malnacidos por destino, como daños colaterales sin importancia, ignorados y olvidados por la mayoría, sentenciados por el caos, por ese misterioso azar.

Entre tantos lamentos, ignoramos completamente cómo aquello que necesitamos y esperamos afuera, está ya dentro de nosotros, en este mismo instante, ante nuestros ojos, dentro de nuestros ojos, sumergido en nuestra alma, en el infinito Universo de nuestro mundo interior. Un infinito imposible de capturar con la mente, solamente aprehensible por la profunda fe que se enciende al contemplar lo divino que hay en nosotros.

Sigue leyendo