¿Por qué es tan difícil la comunicación entre países musulmanes y occidentales?

Hoy en día es difícil pensar un país sin pensar en todos los países del mundo. Es el efecto de la globalización o, mejor dicho, una de las consecuencias de que el mundo esté interconectado por las revoluciones de la comunicación como la televisión, el avión o internet.

En la actualidad, y siempre, es imposible pensar la política sin pensar en dominar[1]. Es decir, un poder político, que ya no se identifica con un país, sino con un conjunto, como la OTAN, debe garantizar, previo reconocimiento de su legitimidad, ser el más fuerte, el Leviatán, y con diferencia. De lo contrario, no puede garantizar la seguridad y la paz de sus habitantes, lo cual sería faltar a su obligación primordial. Sigue leyendo