Escultura y astrología en el barrio de Gracia

El “astrolabi” es una escultura que se encuentra en la plaza del Sol en el barrio barcelonés de Gràcia y su autor es Joaquim Camps. Esta escultura consiste en un reloj de sol rodeado de los 12 signos zodiacales. Un astrolabio era un instrumento que se utilizaba antiguamente para determinar la altura de los astros sobre el horizonte. Así pues, poca relación tiene con lo que la escultura realmente es.

Es curioso observar cómo están interrelacionándose las doce figuras puesto que en algunos casos se reflejan algunas de las cualidades que tradicionalmente se han atribuido a cada uno de estos arquetipos. Por ejemplo, la solidez de Tauro se ejemplifica al sostener a los gemelos, la virgen y al león; o la ingenuidad de Géminis cuando unos de los gemelos pone la mano en la boca del feroz león; o la intensidad de Escorpio cuando vemos al escorpión en uno de los dos platillos de la balanza. También observamos al ambicioso centauro de Sagitario en lo más alto de la escultura mientras corteja a la virgen quien aparece hechizada por la sabiduría de éste; luego, la cabra montesa, el agüero y los peces aparecen solitarios, aparentemente desconectados del resto. En cada uno de estos tres casos, la aparente soledad se debe a motivos muy diferentes, no obstante, la escultura no ofrece ninguna pista de estos diferentes motivos.

Me pregunto por qué el escultor ha esculpido al cangrejo pinzando el talón de Aquiles del toro ¿Cómo acción que pretende reclamar la atención de éste? Es una de las pocas interpretaciones que se me ocurren y que serían congruentes con el simbolismo de Cáncer. De Tauro quería decir una cosa más y es que en la escultura se encuentra confrontado con el carnero, lo cual remite al principio numerológico del 2 o la línea entendida como oposición de puntos. Dicho conductualmente: Tauro simboliza el límite con el que se encuentra el visceral y egocéntrico -solipsista- Aries. Este límite es el que atribuye a este signo el poner consciencia a lo que le rodea, a quererlo disfrutar.

Por cierto, el interés por la astrología también lo encontramos en el campanario de la plaza vecina de Rius i Taulet donde pueden diferenciarse también los doce signos zodiacales.

Acuario
El astrolabi
Piscis
Cáncer
Sagitario
Libra y, en una de las balanzas, escorpio
Leo  (curiosidad: uno de los niños geminianos pone la mano en la boca de Leo)
Géminis
Aries
Tauro

La Tabla Esmeralada de Hermes Trismegisto

Verdadero, sin falsedad, cierto y muy verdadero:

lo que está de abajo es como lo que está arriba,
y lo que está arriba es como lo que está abajo,
para realizar el milagro de la Cosa Unica.
Y así como todas las cosas provinieron del Uno, por mediación del Uno,
así todas las cosas nacieron de esta Unica Cosa, por adaptación.
Su padre es el Sol, su madre la Luna,
el Viento lo llevó en su vientre,
la Tierra fué su nodriza.
El Padre de toda la Perfección de todo el Mundo está aquí.
Su fuerza permanecerá íntegra aunque fuera vertida en la tierra.

Separarás la Tierra del Fuego,
lo sutil de lo grosero,
suavemente,
con mucho ingenio.

Asciende de la Tierra al Cielo,
y de nuevo desciende a la Tierra,
y recibe la fuerza de las cosas superiores y de las inferiores.

Así lograrás la gloria del Mundo entero.
Entonces toda oscuridad huirá de ti.

Aquí está la fuerza fuerte de toda fortaleza,
porque vencerá a todo lo sutil
y en todo lo sólido penetrará.

Así fue creado el Mundo.
Habrán aquí admirables adaptaciones,
cuyo modo es el que se ha dicho.

Por ésto fui llamado Hermes Tres veces Grandísimo,
poseedor de las tres partes de la filosofía de todo el Mundo.

Se completa así lo que tenía que decir de la obra del Sol.

Hermes Trismegisto

Foto: Hermes Trismegisto (mosaico de la Catedral de Siena)