El contrasentido de la prohibición del botellón

En Barcelona, en una plaza de Gracia, hablando con unos amigos, bebiendo una lata de cerveza. A pocos metros: una terraza de bar con exaltados turistas hinchados y coloreados por el alcohol. Ambos estábamos en espacio urbano, pero nosotros no estábamos consumiendo sino a precio de supermercado.

La Ley está bien, la aplicación no. Policías urbanos sin conocimiento del conjunto de circunstancias se acercaron a nosotros y nos denunciaron educadamente por infringir el precepto de “Conv.  O.M. (ordenanza de medidas) para fomentar y garantizar la convivencia”. No hace falta ningún análisis para descubrir el contrasentido de todo esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .