Inmensidad

Respecto a los dioses, no tengo medios de saber si existen o no, ni cuál es su forma. Me lo impiden muchas cosas: la oscuridad de la cuestión y la brevedad de la vida humana”  Protágoras

“Inmensidad”, este es el concepto que en los últimos meses ha ido escurriéndose dentro de mí hasta lo más profundo. Ahora siento que nuevas palabras emergen como sondas exploradoras llenas de datos, como noticias de un lugar acabado de descubrir. Sinceramente, no había sentido nunca que el inconsciente pudiera extenderse hasta el infinito y que algo volviera de tan diferente tiempo y espacio.

Aprender a ser humano

monasterioTodo empezó con un retiro de una semana en un monasterio, en Poblet, a principios de Mayo de 2015, en la provincia de Tarragona, España. Una de las noches, cuando la estela del Sol todavía dejaba recordar el ocaso, agarré un par de mantas, mi mp3, cascos, libreta, bolígrafo, agua y algo de comida, dispuesto a mirar el cielo y escribir toda la noche. Así que salí de mi habitación y recorrí el largo de las murallas pedregosas. Llegué a uno de los torreones y subí por una estrechísima y oscura escalera de caracol llena de telarañas. Sólo veía lo que la linterna de mi móvil podía alumbrar. Subí hasta lo más alto, desde donde podía ver todo el monasterio: los patios, la viña, otros edificios, las montañas, el horizonte, el cielo… Hacía frío pero la baldosa del suelo conservaba el calor del día. Me acomodé lo mejor que pude, me puse la banda sonora de la película de Solaris y mis percepciones empezaron a tener también su propia banda sonora. La parte visual de la experiencia también era una obra maestra. Llevaba mucho tiempo sin ver un cielo así.  Continue reading

Advertisements

Ego y budismo: la mano derecha y la mano izquierda

Magistral explicación en un minuto del Ego y su sistema mental reaccionario por uno de los grandes maestros Budistas comtemporáneos: Thich Nhat Hanh

Siguiendo con la metáfora de las manos, hace años escribí lo siguiente:

Vértigo siento si atisbo lo más allá de lo humano, el mismo aturdimiento que una hormiga sentiría si en algún momento tan solo intuyera las dimensiones de nuestro mundo. Socavar en nuestro mundo me cansa y despegar de él solo me ensorbece, al final siempre igual, riéndome sólo, sentado, entre el fuego cruzado de dos reinos celestiales, contemplando inflexo mi instante y mi neura. Continue reading

La felicidad del simple aceptar las cosas tal como son

  • Un sufrimiento humano muy común es desear que las cosas sean distintas a como son

  • Sin renunciar al progreso, es necesario asumir que hay situaciones y personas que no cambian

  • El reto es aceptar lo que nos toca vivir y trabajar para restablecer el equilibrio

Ilustración de Alberto Vázquez
Ilustración de Alberto Vázquez

Una de las fuentes de sufrimiento más comunes en el ser humano es el deseo de que las cosas sean distintas a como realmente son. Cuando un país pasa por una grave crisis, la población mira atrás y desea que todo fuera como antes, un antes que en su momento no se valoraba porque parecía aburrido o bien había otras aspiraciones. Continue reading

El círculo de hierro

El círculo de hierroEsta película narra la historia de un joven ávido de conocimiento en un mundo llena de filosofías y sectas. Absolutamente convencido de encontrar el llamado libro del conocimiento absoluto, custodiado por el hechizero Zetan, el protagonista inicia un camino repleta de obstáculos y hallazgos que pondrán a prueba su cuerpo, alma y espíritu. Una película para reflexionar.

Más información sobre la película CLIKANDO AQUÍ

 

La aventura de profundizar

la aventura de profundizarSabemos que “profundizar” es un verbo y que, por lo tanto, refleja una acción, algo con movimiento, muuucho movimiento… ¡Diría que movimiento para atravesar montañas! Profundizar, según mi punto de vista, supone moverse en dirección a un horizonte muy lejano donde la vista no alcanza verlo todo, donde la vista está limitada, donde todo lo que vemos se va haciendo cada vez más pequeñito hasta por fin no ver nada. El horizonte contiene muchas cosas que no se ven y profundizar diría que tiene mucho que ver con moverse por el camino de lo desconocido. Y eso, según cómo sea el camino, puede suponer no un solo movimiento y de un solo tipo, sino muchos movimientos y de muchos tipos.

Por lo tanto, pienso que profundizar es una apasionante aventura por (y hacia) lo desconocido o, para ser minuciosos, por (y hacia) lo profundo. Y utilizo la preposición “por” pues el camino es importante y utilizo “hacia” porque el objetivo también lo es.

¿Sobre qué se puede profundizar? Continue reading

¡Feliz Año Nuevo Chino!

¡Durante este domingo se dará un momento muy especial!

¡Feliz Fiesta de la Primavera!.

El Año Nuevo Chino, la Fiesta de la Primavera, es la festividad tradicional más importante del año calendario chino. Las celebraciones comienzan el primer día del primer mes lunar y terminan quince días después, cuando se celebra el Festival de los Faroles.

El Año Nuevo Chino es el día de luna nueva más próximo al día equidistante entre el Solsticio de Invierno (entre el 21 y el 23 de diciembre) y el Equinoccio de Primavera (entre el 20 y el 21 de marzo) del Hemisferio Norte.

Ese día equidistante entre esas dos fechas cae entre el 3 y el 5 de febrero. Con frecuencia ambos días no coinciden con la luna nueva. Por ello el Año Nuevo Chino puede ser entre el 21 de enero o el 21 de febrero. Continue reading

El odio y el poder del amor

La inmensa mayoría, cada uno en su medida y según su disposición, siente odio por algo o por alguien, al menos en algunos momentos o situaciones de la vida. Este odio es uno de los síntomas de nuestra imperfección y puede identificarse, sobretodo, con el pecado de la ira.

¿Se puede odiar justificadamente? Según las circunstancias, parece ser que sí. Sin embargo, el ego, entendido como nuestro yo orgulloso y colmado de pecados, que parece que justamente tiene su derecho a reivindicarse, impide comprender algo subyacente.

Aquel que es malo, que odia, que transmite maldad, que busca el daño de los demás, padece en sí mismo el peor de los males: el infierno interior.

Continue reading

Domesticación o el proceso “metamórfico” de dociliación: el experimento de Belyaev con zorros

Dmitry K. Belyaev fue un científico ruso que a finales de los años 50 decidió estudiar el proceso de la domesticación. Él pensaba que los animales domésticos habían evolucionado por un proceso simple: los humanos habían seleccionado en ellos la docilidad y habían descartado a los animales más agresivos.

Para comprobar esta  hipótesis diseñó un experimento a largo plazo con un animal que hasta entonces no había sido domesticado: el zorro (Vulpes vulpes). Compró 130 ejemplares a una granja peletera y, generación tras generación, seleccionó a aquellos zorros que eran menos agresivos con sus cuidadores.

No obstante, estos primeros animales no eran del todo salvajes, provenían de una granja, así que estaban acostumbrados a vivir en una jaula, no se dejaban tocar y reaccionaban agresivamente hacia los trabajadores del centro.
Continue reading