La competencia no parece ser el motor de la evolución de las especies

Variation in beak morphology and plumage across 350 lineages in 12 major clades of ovenbirds (species richness in each clade is represented by distance on the circumference of the phylogram; clades are coloured to facilitate interpretation). Numbered clades (species names running clockwise) are as follows: 1, Synallaxini, clade A (Certhiaxis cinnamomeus, Pseudoseisura cristata, Synallaxis azarae, Pseudasthenes cactorum); 2, Synallaxini, clade B (Cranioleuca hellmayri, Acrobatornis fonsecai, Thripophaga macroura); 3, Synallaxini, clade C (Asthenes pyrrholeuca, Coryphistera alaudina); 4, Phacellodomus (Phacellodomus erythrophthalmus); 5, Leptasthenura (Leptasthenura xenothorax, Aphrastura spinicauda); 6, Margarornis/Premnoplex (Margarornis squamiger); 7, Philydorini (Automolus ochrolaemus, Thripadectes flammulatus, Syndactyla ucayalae, Hylocryptus erythrocephalis, Clibanornis dendrocolaptoides); 8, Furnariini (Furnarius cristatus, Upucerthia jelskii); 9, Ochetorhynchus (Pygarrhichas albogularis); 10, Xenops (Xenops tenuirostris); 11, Dendrocolaptinae (Nasica longirostris, Sittasomus griseicapillus, Campylorhamphus trochilirostris, Hylexetastes stresemanni, Dendroplex picus); 12, Sclerurinae (Geositta tenuirostris, Geositta antarctica, Sclerurus guatemalensis).
Variation in beak morphology and plumage across 350 lineages in 12 major clades of ovenbirds (species richness in each clade is represented by distance on the circumference of the phylogram; clades are coloured to facilitate interpretation). Numbered clades (species names running clockwise) are as follows: 1, Synallaxini, clade A (Certhiaxis cinnamomeus, Pseudoseisura cristata, Synallaxis azarae, Pseudasthenes cactorum); 2, Synallaxini, clade B (Cranioleuca hellmayri, Acrobatornis fonsecai, Thripophaga macroura); 3, Synallaxini, clade C (Asthenes pyrrholeuca, Coryphistera alaudina); 4, Phacellodomus (Phacellodomus erythrophthalmus); 5, Leptasthenura (Leptasthenura xenothorax, Aphrastura spinicauda); 6, Margarornis/Premnoplex (Margarornis squamiger); 7, Philydorini (Automolus ochrolaemus, Thripadectes flammulatus, Syndactyla ucayalae, Hylocryptus erythrocephalis, Clibanornis dendrocolaptoides); 8, Furnariini (Furnarius cristatus, Upucerthia jelskii); 9, Ochetorhynchus (Pygarrhichas albogularis); 10, Xenops (Xenops tenuirostris); 11, Dendrocolaptinae (Nasica longirostris, Sittasomus griseicapillus, Campylorhamphus trochilirostris, Hylexetastes stresemanni, Dendroplex picus); 12, Sclerurinae (Geositta tenuirostris, Geositta antarctica, Sclerurus guatemalensis).

Un nuevo estudio, que se publica este domingo en «Nature», muestra que las especies que viven juntas no están obligadas a evolucionar de manera diferente para evitar competir entre sí, desafiando una teoría que se ha mantenido desde «El origen de las especies» de Darwin.

Sus autores revelan que la competencia parece no ser el principal motor de diferenciación entre especies, sino que las especificidades parecen evolucionar cuando los animales conviven aisladamente.

Centrándose en los horneros (‘Furnarius’), una de las familias de aves más diversa en el mundo, el equipo dirigido por la Universidad de Oxford, en Reino Unido, llevó a cabo el análisis más profundo realizado por el momento de los procesos que provocan las diferencias de evolución entre especies.

Estos expertos hallaron que aunque las especies de aves que se dan juntas fueron consistentemente más diferentes de las especies que viven separadas, esto fue simplemente un artificio para el momento en que se encuentran. Sigue leyendo

Domesticación o el proceso “metamórfico” de dociliación: el experimento de Belyaev con zorros

Dmitry K. Belyaev fue un científico ruso que a finales de los años 50 decidió estudiar el proceso de la domesticación. Él pensaba que los animales domésticos habían evolucionado por un proceso simple: los humanos habían seleccionado en ellos la docilidad y habían descartado a los animales más agresivos.

Para comprobar esta  hipótesis diseñó un experimento a largo plazo con un animal que hasta entonces no había sido domesticado: el zorro (Vulpes vulpes). Compró 130 ejemplares a una granja peletera y, generación tras generación, seleccionó a aquellos zorros que eran menos agresivos con sus cuidadores.

No obstante, estos primeros animales no eran del todo salvajes, provenían de una granja, así que estaban acostumbrados a vivir en una jaula, no se dejaban tocar y reaccionaban agresivamente hacia los trabajadores del centro.
Sigue leyendo

Muestras de amor y amistad en los animales

Este post no quiere ser sensacionalista y es muy importante que quede bien claro. Me siento obligado a presentar este escrito como algo completamente excepcional dentro de este blog porque no puedo evitar vivir estas palabras como algo profundamente personal. Y es que dos valores fundamentales inspiran mi vida: la sabiduría y el amor. La sabiduría me eleva, me ayuda a comprender la unidad de la existencia. Pero es el amor el que me da el impulso para aceptar la multiplicidad que está por todas partes, para aceptar la realidad tal como es con todas sus debilidades e imperfecciones, para aceptar lo que hay de particular en cada momento, y para querer compartirla…

Sigue leyendo

Chimpancés

Introducción

Los chimpancés, cuyo nombre científico significa “viviendo el cuevas”, son primates. Éstos, los primates, aparecieron hace 60 millones de años justo cuando la extinción de los dinosaurios dejó libres muchos de los nichos ecológicos que habían estado permanentemente ocupados. Aparecieron por descendencia de un tipo de musaraña, esencialmente nocturno, pequeño y con mucho olfato, que vivió hace 65 millones de años y del que derivarían todos los mamíferos conocidos. Los primates, así pues, son uno de los muchos resultados de la expansión radial increíblemente diversa y especializada de este animal (Bramblett, 1984).

Sigue leyendo