La estrategia económica de China en Sudán

China ha sido promotora del desarrollo africano hasta tal punto que podríamos considerarla como la neocolonialista del s.XXI. La ayuda china no era completamente desinteresada, se establecía una relación win-win. Las tan necesarias remesas de capitales se intercambiaban por las materias primas y recursos energéticos que requiere el crecimiento desorbitado de China.

A la hora de establecer relaciones comerciales, China propugnaba el seguimiento de una serie de valores o principios geopolíticos. De esta manera, gracias al llamado poder inteligente, se conseguía bajar reticencias y que el continente africano no viese a China como un imperialista dominante. China basó sus inversiones en acuerdos que garantizasen la coexistencia pacífica, el mutuo beneficio y la igualdad, el respeto a la soberanía y a la no intervención en asuntos internos.

Esta última premisa fue muy utilizada por China para defenderse de de las turbulencias levantadas por el conflicto de Darfur. Excusándose en la importancia de la soberanía de Sudán, se mantuvo al margen, o eso decía, porque… ¿Realmente se posicionó como mero observador? Por intereses económicos participó en la guerra de manera directa puesto que suministró armamento militar. También de manera indirecta pues mitigó la alarma internacional al ignorar el genocidio e impidiendo la intervención de la ONU. Evidentemente, a China, la inestabilidad de la región le beneficiaba enormemente. Aún así, Zhou Wenzhong defendió las actuaciones chinas declarando: ‘Business is business and we try to separate politics from business’.

No obstante, podemos cuestionar la ética del apoyo brindado por China.  ¿Business is business y todo vale? No todo vale, hay límites establecidos que priman, bases inquebrantables llamadas derechos humanos. La comunidad internacional reaccionó a este intercambio de petróleo por sangre y se cuestionó si Pekín merecía ser anfitriona de los juegos olímpicos. Así, las empresas patrocinadoras de las olimpiadas se vieron a su vez perjudicadas. Las campañas llevadas a cabo por activistas accionariales fueron notorias y dejaron entrever la importancia que la sociedad da a las prácticas de RSC.

Vemos que la globalización jugó un papel fundamental. Con los avances tecnológicos, los consumidores están mejor informados y tienen más fuerza para unirse colectivamente. Paralelamente, hoy en día, todo se encuentra enlazado y no se puede hablar de separar la esfera política de la económica, ni tampoco, como hemos visto, de la social. Lo que ocurre en una región afecta de manera global, se da una transferencia de responsabilidades y cambio de roles pues al comprar hoy un producto chino podemos estar influyendo directamente en Sudán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.